ANFAC pide neutralidad fiscal tras la implantación del nuevo test de consumo y emisiones WLTP

0

Los fabricantes de automóviles, a través de su asociación ANFAC, ha pedido neutralidad fiscal tras la implantación del nuevo test de emisiones de CO2 y consumo  WLTP (Worldwide harmonized Light vehicles Test Procedure), que ha empezado a aplicarse desde el pasado 1 de septiembre, aunque no será hasta septiembre de 2018 cuando el nuevo protocolo sea aplicado a todos los coches nuevos que estén a la venta en la Unión Europea. 

La patronal de los fabricantes advierte de que los consumidores no deberían afrontar un incremento en los impuestos de los coches a partir de la entrada en vigor de esta nueva prueba.

“Debemos asegurarnos de que los impuestos basados en las emisiones de CO2 no varían, teniendo en cuenta que un mismo coche tendrá mayores valores de CO2 si se mide con la prueba WLTP que con la NEDC” afirma Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de ANFAC.

“De no hacerse así, la llegada del nuevo método de medición podría incrementar la carga impositiva que soportan los consumidores”.

ANFAC explica que el ensayo WLTP introduce unas condiciones de medida del consumo de combustible y emisiones de CO2 mucho más realistas que la actual prueba de laboratorio, conocida por las iniciales NEDC (New European Driving Cycle), por lo que proporcionará una base más precisa para calcular el consumo y las emisiones de CO2 de un coche.

En la actualidad, 19 Estados miembros de la Unión Europea aplican impuestos a los coches basándose en los valores de CO2 obtenidos en las pruebas de laboratorio NEDC, entre ellos España y simplemente debido a que el WLTP es más representativo que la prueba usada hasta ahora, el resultado obtenido para un mismo modelo será un mayor valor de CO2 si lo comparamos con sus resultados en el NEDC.

Es por ello que tendría implicaciones sobre la fiscalidad. Como las prestaciones del coche no se verán afectadas, la transición al WLTP no debería tener un impacto negativo para el consumidor en la fiscalidad soportada por los vehículos, sostienen los fabricantes.

ANFAC pone un ejemplo para ilustrar su tesis. A partir de septiembre de 2017 un modelo de coche podría tener un valor de 130 gramos de CO2 por kilómetro usando la antigua prueba NEDC, pero un coche recientemente homologado podría llegar a alrededor de 160 gramos bajo la nueva prueba WLTP.

 

Los coches son casi idénticos, excepto que el último ha obtenido sus resultados con el nuevo ensayo y referencia. Si el régimen impositivo sobre las emisiones de CO2 no se modificara, aumentaría la carga fiscal para determinados consumidores, dando lugar a una confusión general. Debe, por tanto, garantizarse la neutralidad fiscal, en opinión de los fabricantes.

Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies