Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki: magistral lección de ingeniería

0

El Mitsubishi Outlander PHEV, primer híbrido enchufable de la marca japonesa de los tres diamantes, es todo un escaparate del saber hacer de este fabricante, que con estos mimbres da una lección magistral de buena ingeniería en materia de propulsión tradicional electrificada.

Para crear la nueva movilidad eléctrica se está volcando un gran esfuerzo investigador y a ella se están dirigiendo ingentes recursos económicos e intelectuales, todo con el propósito de llegar a una drástica reducción de las emisiones. El resultado es una gran expansión del ingenio, con resultados sorprendentes.

Mitsubishi Outlander PHEV (silueta)

Mitsubishi Outlander PHEV (silueta)

Mitsubishi, como todos los fabricantes, acumula años de investigación en la materia y con frutos de muy elevado nivel. Primero fue el iMiEV, un pequeño vehículo eléctrico urbano que tiene sus parientes equivalentes en Peugeot (iON) y Citroen (C-Zero) gracias al acuerdo que el grupo francés PSA y la automovilística japonesa mantiene desde hace tiempo.

El Mitsubishi Outlander PHEV es el último paso conocido del fabricante. Se trata de un híbrido enchufable desarrollado con una tecnología que hoy, probablemente, sea la más avanzada y eficiente, apartándose de las concepciones más tradicionales en hibridación.

 

Una imagen renovada

El Outlander PHEV, que entró en el mercado con la misma estética, salvo mínimas diferencias con el convencional, acaba de recibir los rasgos de estilo que imperan en la nueva imagen de la marca de los diamantes.

Los cambios radican, sobre todo en un nuevo frontal que responde al concepto “Dynamic Shield”, de forma trapezoidal, formado por unas grandes molduras cromadas, una parrilla también cromada y unas nuevas ópticas delanteras que incorporan luces diurnas LED, con faros también LED.

La trasera recibe también una importante revisión que rubrica el nuevo lenguaje de diseño, de modo que el paragolpes ha sido rediseñado y las ópticas han sido totalmente renovadas.

En el interior se percibe una mejora general de la calidad, con nuevos materiales de mejor aspecto y una mejora del diseño de los asientos. Los cambios interiores también afectan a la insonorización, con más de un centenar de mejoras dirigidas a reducir el nivel los ruidos y de las vibraciones. 

Un dato relevante en la actualización es el nuevo ajuste de la suspensión, que ha mejorado en rigidez con refuerzos en distintos puntos, y un nuevo calibrado de la dirección. Estas dos modificaciones tiene una influencia directa en la mejora del comportamiento respecto al anterior Oulander

Un sistema diferente

En la mayoría de los sistemas, con mayor o menor acierto, el sistema híbrido está desarrollado alrededor del motor de combustión, mientras en Mitsubishi, el térmico, en este caso de gasolina, es un elemento más del sistema. La fuerza motriz primaria está a cargo de dos motores eléctricos, ubicados en la parte delantera y en la trasera, de la misma forma que se haría en un vehículo cien por eléctrico y con tracción a las cuatro ruedas (4WD), en el que cada propulsor se encarga de un eje, coordinados electrónicamente, sin necesidad de utilizar un pesado árbol de transmisión, ni un sistema hidráulico ni un disco de embrague para conectar los ejes delantero y trasero a una caja de velocidades convencional.

Los dos motores eléctricos, el delantero dotado de inversor y generador y el trasero de inversor, tienen una potencia de 60 kW (82 CV) este último, más los 70 kW del inversor y el generador del delantero. Este es un conjunto que se completa con un pack de baterías almacenado bajo el suelo, en la parte central del vehículo, entre ambos ejes, y un motor de gasolina de 121 caballos de potencia.

Mitsubishi Outlander PHEV (sistema hibrido)

Mitsubishi Outlander PHEV (sistema hibrido)

Bajo el capó delantero están alojados el motor térmico, en el lado derecho, y el motor eléctrico, en el izquierdo. En la zona trasera, también bajo el suelo, se ubica el segundo motor eléctrico, de modo que así no se merma espacio al habitáculo.

El sistema de dos motores y tracción integral está combinado con la tecnología S-AWC (Super All Wheel Control) desarrollada ya hace años por Mitsubishi. Esta tecnología fue perfeccionada y puesta a punto en el Lancer Evo, el primer vehículo sobre el que la marca japonesa mostró que estaba desarrollando el conjunto que hoy está convertido en una realidad comercial. El S-AWC integra el control de los sistemas de tracción a las cuatro ruedas 4WD, el control antipatinamiento ASC y el ABS o antibloqueo de los frenos, de forma que trabajan en tándem con el sistema PHEV.

Los propulsores eléctricos se encargan de dar el par de tracción a los ejes delantero y trasero de modo independiente, bajo control electrónico y de forma muy eficiente, gracias a que este tipo de motores prácticamente carece de retardo.

Otra cualidad del sistema es que los motores eléctricos proporcionan una gran progresión y suavidad de funcionamiento, lo cual le convierte en un buen aliado para la conducción sobre superficies de muy baja adherencia, como el hielo o la nieve, al tiempo que la entrega de par puede ser tan contundente que ofrece sensaciones de conducción de mayor potencia que la nominal.

Funcionamiento sistema híbrido del Outlander

Funcionamiento sistema híbrido del Outlander

Cien por cien eléctrico

Una de las grandes cualidades de este Outlander es su potencial de conducción cien por cien eléctrica, con una autonomía que puede superar los 50 kilómetros. En esta prueba dinámica el rendimiento ha sido de 52 kilómetros y con un estilo de conducción muy cercano al habitual con un coche convencional, aunque, eso sí, utilizando el potencial de recuperación. La conducción cien por cien eléctrica está limitada a 120 km/h.

Una de las características del sistema de Mitsubishi es, precisamente, esa capacidad de regeneración, que permite ajustarse a las necesidades de la conducción, en función de las características de la ruta o de la conducción. Al método estándar de recuperación de energía, es decir, el propio de la conducción en las fases de frenada y disminución de la velocidad, el sistema añade otro modo en el selector de cambio, el denominado B, cuya intensidad puede graduarse con las paletas detrás del volante hasta en cinco pasos.

El sistema, además, ofrece dos modos de conducción que preservan la carga de la batería o priman la recarga sin necesidad de realizar la conexión de la batería a una toma de corriente. El modo “Save”, que se pone en marcha a través de un interruptor en la base de la palanca de cambio, hace todo lo necesario para mantener la carga de la batería, mientras en el modo “Charge”, el objetivo del sistema es la  recarga, utilizando en este caso, además del sistema de recuperación, el motor de gasolina como fuente de producción de energía eléctrica.

El modo más sencillo de recarga de la batería del Outlander PHEV es la conexión a la red eléctrica, de la misma forma que lo hace un vehículo cien por cien eléctrico. El tiempo de recarga, sobre el papel, ya que depende del estado de la batería en ese momento, es de 4 horas para el llenado completa, siempre que la toma sea de 240V  y 15 Amperios o 30 minutos si se utiliza el cargador rápido, bajo el estándar CHAdeMO.

Outlander (modos de conducción)

Outlander (modos de conducción)

Tres modos de conducción

El sistema desarrollado por Mitsubishi admite tres modos de conducción, el eléctrico puro, el híbrido en serie y el híbrido en paralelo.

El primero es el impulsado por los motores eléctricos delantero y trasero con la energía obtenida de la batería, en una configuración que es de tracción permanente a las cuatro ruedas

En el híbrido en serie también trabajan los dos motores, por lo tanto en tracción a las cuatro ruedas, y el motor de combustión se activa para recargar la batería en marcha. El motor térmico entra en acción al superarse la velocidad de 120 km/h o con una demanda extraordinaria de potencia.

Mitsubishi Outlander PHEV (Grafica de consumo)

Mitsubishi Outlander PHEV (Grafica de consumo)

En el modo híbrido en paralelo el Outlander es movido por el motor convencional, que recibe la asistencia de los motores eléctricos. El motor de combustión interna carga las baterías utilizando el par sobrante.

La utilización eficiente de todo el potencial del Outlander enchufable requiere de un poco de tiempo de adaptación y de aprendizaje para conocer cuál es el verdadero rendimiento de cada configuración del sistema.

Es un entretenido juego en el que la recompensa son kilómetros añadidos de autonomía y la reducción del consumo hasta ese 1,8 oficial, un valor factible, igualado en varias pruebas promovidas por la marca en España, aunque bajo una conducción extremadamente eficiente que en algunos momentos es notoriamente insegura, especialmente con tráfico rodado alrededor algo denso

Mitsubishi Outlander PHEV en recarga

Mitsubishi Outlander PHEV en recarga

Dinámica placentera

Con todo aprendido, la conducción de este híbrido enchufable es placentera en todos los sentidos. Es silencioso, salvo que se demande mucha potencia y se active el motor de combustión a un régimen de giro elevado.

Salvo en ese caso, en el resto de la fases de conducción del Mitsubishi las dominantes son la suavidad y silencio, gracias también a un buen trabajo de aislamiento y a un ajuste de todos los paneles interiores de gran nivel, dejando de ser una fuente de ruido que es muy habitual.

La dinámica de conducción, a pesar de los 300 kilos añadidos sobre el Outlander térmico, es muy parecida a la de un turismo. La posición de conducción es elevada pero no excesiva, de forma que puede considerarse a medio camino entre los dos mundos, el de los turismos y los crossover.

MMitsubishi Outlander PHEV (dinámica)

MMitsubishi Outlander PHEV (dinámica)

El bastidor, con un centro de gravedad un poco más bajo que el del convencional, se muestra muy asentado sobre el asfalto y sobre cualquier otro tipo de terreno, porque la naturaleza del Outlander es la de un coche polivalente, adaptado a cualquier circuntancia. Fuera del asfalto apenas se perciben diferencias sobre otros Outlander convencionales, de modo que la eficiencia en conducción todoterreno está en el mismo nivel que sus hermanos de gama.

Sobre el asfalto, el PHEV es capaz de mantener, muy asentado sobre el suelo, ritmos de rodadura elevados en autopistas y autovías.

El mayor peso en la báscula penaliza en determinados escenarios. La montaña, por ejemplo. En subida hay que tirar de motor de gasolina para satisfacer la demanda extra de energía, mientras en bajada la pendiente es una perfecta aliada de la conducción eficiente. Es fácil circular con cero emisiones y, además, recargar la batería consumida en la ascensión.

El sobrepeso también influye en curva, hace que pierda agilidad pero no un buen apoyo. Los 300 kilos añadidos, especialmente la cuota de las baterías y su posición, favorecen una ubicación más baja del centro de gravedad y a que el asiento sobre el suelo sea mejor.

El Outlander es un coche que pide una conducción poco enérgica para obtener el mejor rendimiento energético, pero siempre está disponible para el conductor el potencial de entrega inmediata del par, sea en aceleración pura o en las fases de recuperación.

La conclusión

En conclusión, una vez tomada la medida al complejo sistema desarrollado por Mitsubishi para su primer híbrido enchufable su utilización entra en un estadio que ensombrece a la mayoría de los sistemas puesto en el mercado. Puede que estemos ante el mejor sistema híbrido enchufable.

La posición comercial del híbrido enchufable, como la de cada una de las opciones encontradas en el mercado con tecnologías híbridas con capacidad de recarga, es peculiar. Ninguno tiene un competidor directo, ya que se ubican, por arquitectura, en segmentos diferentes y, por lo tanto, con funcionalidades distintas, y con tecnologías diferentes, en combinación con motores térmicos diesel o gasolina.

En el caso del Outlander, el competidor más próximo puede ser el Vovo V60 D6 AWD Plugin Hybrid, aunque su tecnología diesel y el precio, en los 60.000 euros, le restan cualquier posibilidad ante el Mitsubishi, que se pone al alcance de la mano de una gran parte de los compradores de familiares de gama media con las ayudas del Plan Movele.

Dimensiones del Outlander PHEV

Dimensiones del Outlander PHEV

FICHA TÉCNICA del Mitsubishi Outlander PHEV Kaiteki
Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies