Un Fiat Panda Natural Power experimentará durante 80.000 kilómetros con biometano de aguas residuales

0

Fiat y el grupo CAP, empresa que gestiona los sistemas de agua, alcantarillado y depuración de la ciudad de Milán, han emprendido un experimento con una unidad del Panda Natural Power que recorrerá 80.000 kilómetros funcionando con el biometano producido a partir de las aguas residuales.

La prueba durará algunos meses y tiene como objetivo valorar, por parte de los técnicos del Centro de Investigaciones de FCA (Fiat Chrysler Automobile), el biometano producido a partir de lodos de depuración y de aguas residuales, un biocombustible capaz de ofrecer una movilidad sostenible, con emisiones de CO2 reducidas un 97 % en comparación con un modelo de gasolina.

Mientras dure el experimento, el Panda (desde 2007 el coche de gas natural más vendido en Europa), repostará en la depuradora del Grupo CAP de Bresso-Niguarda (Milán), donde está a punto de nacer el primer distribuidor italiano de biometano a kilómetro cero, con un combustible producido a partir de las aguas residuales de la ciudad

El Panda Natural Power está equipado con el motor de dos cilindros TwinAir de 0,9 c.c., capaz de desarrollar 80 CV cuando se alimenta con gas natural. Comercializado a finales de 2006, al año siguiente ya fue el vehículo de gas natural más vendido en Europa y hace unas semanas ha superado el hito de 300.000 unidades producidas.

Sobre la base de estudios del Grupo CAP,  se estima que tan solo la depuradora de Bresso podría llegar a producir unos 342.000 kilogramos de biometano, suficientes para que 416 vehículos recorrieran 20.000 kilómetros al año: más de 8.300.000 km, lo que equivale a más de doscientas veces la circunferencia de la Tierra.

Explica Fiat que el biometano, gas de las mismas características que el metano pero producido a partir de fuentes renovables o de impacto cero, representa una válida solución para la movilidad del futuro, con la ventaja de estar listo ahora y de permitir la reducción del consumo de combustible en hasta un 56 % en comparación con la gasolina y en hasta un 30 % en comparación con el diésel.

El metano es ya el carburante más limpio disponible en la actualidad, una auténtica alternativa a la gasolina y el diésel, con emisiones nocivas mínimas: menos partículas, reducidas prácticamente a cero, y menos óxidos de nitrógeno e hidrocarburos más reactivos que causan la formación de otros contaminantes.

Estas cualidades mejorarán aún más con el biometano, sobre todo en el cálculo del rendimiento “Well to Wheel”, es decir, “de la fuente a la rueda”. Por ejemplo, un Fiat Panda alimentado con metano tiene unas emisiones un 31 % más bajas que las de un modelo similar de gasolina, un dato que se eleva al 57 % mezclando al gas natural el 40 % de biometano. En la práctica, una reducción de contaminantes igual a la obtenida por un vehículo eléctrico recargado con el actual mix energético europeo.

Y si, además, como sucederá en el experimento con el Grupo CAP, el Fiat Panda se alimentara al 100 % con biometano extraído de aguas residuales, la reducción de emisiones de CO2 puede alcanzar el 97 %,  en particular como un coche eléctrico alimentado por “corriente” procedente en su totalidad de fuentes renovables, como la eólica.

El biometano es un biocombustible que se obtiene tanto de aguas residuales, como en este caso, como de restos de biomasa de origen agrícola (que se renuevan en el tiempo y que, en su ciclo de vida, han incorporado el carbono presente en la atmósfera) o como de la parte orgánica de los residuos sólidos urbanos procedentes de la recogida selectiva.

Las ventajas del biometano de origen biológico son numerosas y reales: en primer lugar es un combustible renovable y, por lo tanto, prácticamente inagotable, asegurando niveles de emisiones contaminantes y de gases de efecto invernadero en el escape especialmente reducidos.

Además, su impacto ambiental de la “fuente a la rueda” es igual al de los coches eléctricos, no requiere modificar los vehículos ya alimentados con metano, la red de distribución nacional existente está lista y en fase de expansión, reduce la dependencia del petróleo, crea puestos de trabajo a nivel nacional, contribuye a la sostenibilidad económica de explotaciones agrícolas y ganaderas, permite la reutilización eficiente de los residuos y, por último, si se produce a partir de aguas residuales, permite una reducción de la tasa local de basuras.

Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies