La DGT clasifica las motocicletas y ciclomotores por su contaminación

0

La Dirección General de Tráfico ha clasificado al parque español de motocicletas y ciclomotores por su capacidad contaminante con el objetivo de cumplir con una de las medidas del Plan Nacional  de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera (Plan Aire).

La colocación de estos distintivos, idénticos a los que la DGT emplea en la categorización de los  automóviles, es voluntaria y los interesados pueden adquirirlos en las oficinas de correos, además de que el ciudadano puede conocer que etiqueta medioambiental corresponde a su vehículo mediante una consulta en la página de la DGT en Internet (www.dgt.es).

Las motocicletas y los ciclomotores representan el 15% de total del parque automovilístico y el 55% del total de las motos y los ciclomotores están catalogados como  Cero, Eco, C ó B

En el Plan al que se coge la DGT se afirma que tanto las partículas como el dióxido de nitrógeno tienen en el tráfico rodado la principal fuente de emisión en las grandes ciudades y propone la clasificación de los vehículos en función de los niveles de contaminación que emiten.

Esta clasificación, como la anteriormente realizada, tiene como objetivo discriminar positivamente a los vehículos más respetuosos con el medio ambiente y trata de ser un instrumento eficaz en las políticas municipales, tanto restrictivas de tráfico en episodios de alta contaminación, como de promoción de nuevas tecnologías a través de beneficios fiscales o relativos a la movilidad y el medio ambiente, argumenta la DGT

La clasificación de los vehículos está consignada en el registro nacional de vehículos de la Dirección General de Tráfico y a la misma pueden acceder en tiempo real los organismos con competencia en materia de movilidad, seguridad vial, tributaria o en medio ambiente.

 

Los vehículos que se han catalogado corresponden a:

Ciclomotores de dos ruedas o de tres ruedas: Vehículo de dos ruedas o de tres ruedas, provisto de un motor de cilindrada no superior a 50 cm3, si es de combustión interna, y con una velocidad máxima por construcción no superior a 45 km / h.
Cuadriciclos ligeros: Vehículos de cuatro ruedas con una masa en vacío inferior a 350 kg (sin incluir la masa de las baterías en el caso de los vehículos eléctricos), una velocidad máxima por construcción no superior a 45 km/h con un motor de cilindrada inferior o igual a 50 c.c. para los motores de explosión, o una potencia máxima neta inferior o igual a 4 kW para los otros tipos de motores.
Motocicletas de dos ruedas: Vehículos de dos ruedas sin sidecar, provistos de un motor de cilindrada superior a 50 c.c., si es de combustión interna, y / o con una velocidad máxima por construcción superior a 45 km / h.
Motocicletas con sidecar: Vehículos de tres ruedas asimétricas respecto a su eje medio longitudinal, provistos de un motor de cilindrada superior a 50 c.c., si es de combustión interna, y/o con una velocidad máxima por construcción superior a 45 km / h.

 

La adquisición de las etiquetas

Los titulares de este tipo de vehículos ya pueden adquirir la etiqueta medioambiental en las oficinas de Correos, cuya colocación es voluntaria, al igual que en los turismos, pero se recomienda pegarla en lugar visible para facilitar la identificación del vehículo y beneficiarse así de las ventajas que las autoridades puedan establecer a este tipo de vehículos más respetuosos con el medio ambiente.

Los titulares de estos vehículos que quieran consultar la etiqueta que les corresponde pueden hacerlo a través de la web de la DGT introduciendo la matrícula de su  vehículo.

Los criterios de clasificación

Estos vehículos han sido clasificados según los niveles de emisiones en base a los datos de homologación europeo.

Los criterios de dicha clasificación son el resultado del trabajo liderado por la DGT y en el que han participado entre otros organismos el Ayuntamiento de Madrid, el Ayuntamiento de Barcelona, el Real Automóvil Club de Cataluña (RACC), la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC), el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente y  el Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

 

Desde ANESDOR, valoramos de forma positiva la aprobación de esta clasificación de los vehículos de la categoría L (ligeros) -ciclomotores, motocicletas, triciclos y cuadriciclos- en función de su potencial contaminante, en la que hemos trabajado conjuntamente con la DGT y con otras entidades como el Ayuntamiento de Barcelona, la Generalitat de Catalunya o el RACC entre otras.

Los vehículos de dos ruedas están cada vez más presentes en la movilidad urbana, especialmente las motos, por sus ventajas en términos de movilidad; reducen las congestiones, cuentan con una facilidad de aparcamiento, y desde el punto de vista del medioambiente, no solo generan menos emisiones que otros vehículos, sino que emplean entre un 50 y un 70% menos de tiempo en realizar los recorridos urbanos, por lo que están menos tiempo emitiendo.

Precisamente, por ese aumento del parque es necesario identificar y clasificar aquellos que son más eficientes desde el punto de vista ambiental. Cabe recordar que, desde que se pusiese en marcha la Normativa Europea de Emisiones para motocicletas en 1999, sus emisiones se han reducido en más de un 90%.
Desde la entidad queremos destacar que estas etiquetas para vehículos de dos ruedas no son equiparables a las de otros vehículos como, por ejemplo, los turismos. A pesar de que comparten las  mismas etiquetas con los turismos (CERO, ECO, C y B) no significa que las emisiones sean equivalentes.

En ese sentido, si en los turismos hay seis etapas Euro de homologación, en las motos hay cuatro; además, los límites de emisiones determinados en las etapas de los turismos proceden de ciclos de ensayo que nada tienen que ver con los de la categoría L. Las motos tienen su propia normativa y sus propios ensayos adecuados a sus características y sistema de conducción.
En ese contexto, apelamos a las distintas administraciones a que realicen una correcta interpretación de las etiquetas para los distintos vehículos, cuando por ejemplo apliquen los Protocolos de Alta Contaminación o las restricciones al tráfico pertinentes, teniendo en cuenta que la etiquetas no son equivalentes entre sí.

José María Riaño, secretario general de ANESDOR

Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies