Planes PIVE: 4.724 millones en recaudación fiscal y 3,25 billones de litros de combustible menos

0

Logo PIVE

Los números de las ocho ediciones del PIVE (Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente) son imbatibles: 4.724 millones de euros de recaudación fiscal a cambio de 1.115 millones de ayuda, 10.145 millones en generación de producción en la economía por efectos multiplicadores del automóvil sobre el resto de sectores,  1.100.00 coches inseguros y contaminantes retirados de la circulación y 3,25 millones de litros de carburante ahorrados. A ello hay que sumar los beneficios generados por los planes PIMA Aire para vehículos comerciales.

Y esos son sólo algunos de los datos generados por los planes PIVE, que así se han convertido en una herramienta muy eficaz para la reducción de las emisiones contaminantes y en la ralentización del envejecimiento del parque automovilístico español, lo que conlleva un incremento de la seguridad en ciudades y carreteras, además de constituir una palanca económica al proporcionar ingresos extras a las Hacienda pública y generar una actividad económica adicional.

El sector del automóvil utiliza estos argumentos para justificar la continuidad de este tipo de planes de ayuda a la renovación del avejentado parque automovilístico español, con una edad media que supera los 11 años, y un alto riesgo para la seguridad vial, además de elevados índices de emisiones de gases, en un momento en el que la octava edición del PIVE ha agotado sus fondos sin que, por momento, haya garantías de una nueva edición como consecuencia de la situación política española.

Los 8 planes PIVE

Las patronales del sector, en este punto, han realizado un balance de las ocho ediciones de un Plan que se ponía en marcha en octubre de 2012, con una aportación de 75 millones de euros, que ha ido evolucionando hasta los 225 de la última edición, para sumar una dotación final por parte de la Administración Pública de 1.115 millones de euros, idéntica cantidad aportada por los fabricantes, además de la campañas promocionales asociadas a estos incentivos para hacer aún más atractiva la renovación de vehículos

El sector considera que los últimos PIVE han tenido un ritmo algo más lento motivado fundamentalmente por los requisitos adicionales que se introdujeron para dar de baja a los vehículos, por lo que, seguramente, sin estos factores, los planes hubieran funcionado todavía mejor.

El sector ha podido incrementar las ventas del mercado, que a su vez ha proporcionado un incremento importante en el consumo privado de España, en el crecimiento del PIB y en la recaudación fiscal. No hay que olvidar, que este instrumento es un claro ejemplo de colaboración público-privada entre la Administración y un sector, ya que la Administración ha puesto la mitad del dinero y las marcas la otra mitad, a la que se han añadido campañas comerciales específicas.

Para los fabricantes es relevante que las grandes multinacionales que hacen inversiones en España lo hacen por una serie de factores y uno de ellos es el compromiso de un Gobierno por el desarrollo de un sector, que a su vez, proporciona riqueza y bienestar a la sociedad de ese país. Para los fabricantes instalados en España es muy importante tener un mercado interno potente y, sin duda, en estos cuatro últimos años, el gran protagonista del desarrollo del mercado, sobre todo en los primeros tres años ha sido el PIVE.

 

Más ayudas para renovar el parque

Hoy, argumentan, este tipo de planes siguen siendo necesarios porque a pesar de que se ha conseguido ralentizar el ritmo de renovación del parque, todavía no se ha conseguido frenarlo del todo y rebajar esa edad media. Por lo tanto, si en los próximos años existieran planes de rejuvenecimiento en el mercado, unidos al crecimiento económico, se conseguiría reducir la antigüedad del parque.

A la necesidad de continuar con los planes de rejuvenecimiento, la patronal de los fabricantes suma la conveniencia de una reforma fiscal para el automóvil, de modo que el tratamiento fide la fiscalidad se trasvase de la compra al uso, con la introducción de criterios medioambientales. Recuerda Anfac que existe un impuesto obsoleto en la compra como es el de Matriculación y una concepción actual del llamado Impuesto de Circulación que es antiguo y no tiene nada que ver con la realidad del parque automovilístico español.

Cliente y vendedora en una compra en concesionario

Ralentización del crecimiento

En los próximos meses, a pesar de la ausencia de un relevo para la octava edición del PIVE, el mercado seguirá creciendo, gracias a esa fortaleza del consumo privado y del crecimiento económico aunque al no existir ese plus adicional que proporcionaba el plan PIVE, los crecimientos en el mercado automovilístico podrían ser más moderados.

No obstante, añaden los fabricantes, debido a la alta edad media del parque automovilístico español, hoy siguen siendo necesarios los Planes PIVE. La afluencia de coches más nuevos en las carreteras conlleva un aumento considerable de la seguridad, además de los efectos medioambientales, económicos y fiscales que proporcionan estos planes.

 

Share.

About Author

Comments are closed.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies